CANGREJO YETI » Cómo es, Qué come, Cómo se reproduce

En el año 2005 fue descubierto un nuevo animal raro, específicamente un crustáceo al que se le dio el nombre común de Cangrejo Yeti, aunque su nombre  científico es Kiwa Hirsuta.

Descubrimiento del cangrejo Yeti

Cangrejo-Yeti

Al sur de la Isla de Pascua a una distancia aproximada de 2.230 m de profundidad fue descubierto en el año 2005, el Cangrejo Yeti, el primer miembro de la familia Kiwaidae.

Un poco más tarde, en el 2006, en las aguas de Costa Rica, los científicos descubrieron cangrejos que se caracterizan por una apariencia extraña y los llamaron Kiwa Puravida.

Este último también perteneciente a la familia Kiwaidae. Pero no fue hasta el año 2011 que se dio a conocer al mundo.

Sin embargo, actualmente solo un ejemplar de esta especie está siendo estudiado, lo que representa una barrera significativa para poder desarrollar con amplitud las particularidades que representa esta nueva especie.

Características del cangrejo Yeti

El cangrejo Yeti es un pariente muy lejano de los cangrejos ermitaños, pero es genéticamente diferente, es decir, no es nada parecido a los cangrejos que  estamos acostumbrados a ver.

Físicamente es bastante grande y puede llegar a medir alrededor de 15 centímetros, por lo que es mucho más grande que otros crustáceos.

También posee unas largas, enormes y peludas pinzas que se encuentran en sus patas delanteras.

cangrejo-yeti-habitat

Fue bautizado como cangrejo Yeti debido a su color blanco y sus abundantes sedas. Es de color muy claro, algunos investigadores afirman que se trata de una especie “albina”.

Las sedas que se encuentran en sus pinzas poseen bacterias cuya función todavía es tema de debate los investigadores.

Algunos de los investigadores han afirmado que las cultiva y luego las utiliza para alimentarse de ellas, otros sugieren que les sirve para protegerse de muchos virus que se encuentran a su alrededor.

Una tercera hipótesis indica que estas bacterias le resultan muy útiles para limpiar sustancias toxicas del agua.

Este crustáceo raro es muy escurridizo pero no tiene ojos, solo tiene una membrana en el sitio en que deberían encontrarse los ojos.

Puede desplazarse por las profundidades del mar gracias a sus sedas y pinzas. Además,  tienen una excelente capacidad de adaptación a condiciones de vida extrema.

La esperanza de vida del cangrejo Yeti no se conoce con exactitud, ya que es una especie nueva para los científicos y no se han aclarado todas las interrogantes acerca de este sorprendente y raro crustáceo.

Alimentación del cangrejo Yeti

De acuerdo a estudios realizados en el sistema digestivo de este tipo de animal tan raro se cree que es carnívoro.

Sin embargo, también hay otra teoría que señala que subsisten con una alimentación basada en animales marinos, algas y mejillones.

Para alimentarse, el cangrejo Yeti atrapa su comida, pero antes se asegura que esta sea del tamaño adecuado para digerirlos completamente, ya que los dientes de la mayoría de los cangrejos se encuentran en su estómago.

Reproducción del cangrejo Yeti

Al ser una especie que fue descubierta recientemente y que los estudios de la misma no están tan avanzados, es muy poco lo que se sabe acerca de la  reproducción del cangrejo yeti.

Hábitat

cangrejo-yeti-como-es

El cangrejo yeti vive en lugares de agua caliente y de extrema profundidad. El lugar más cómodo para estas especies son los flujos de lava.

Estos lugares, por ser tan calientes, es casi imposible que los habiten otros tipos de animales ya que no pueden sobrevivir a las altas temperaturas.

Sin embargo, el cangrejo Yeti es tan raro que a diferencia de otros animales si puede sobrevivir sin ningún problema en medio del calor extremo.

Peligro de Extinción

Debido al expolio de recursos y al cambio climático la vida de estos animales es más vulnerable a la extinción de lo que se había imaginado.

Los animales como los cangrejos yeti son muy vulnerables a la explotación de recursos de las profundidades del mar.

Los seres humanos, como especie tenemos la responsabilidad de actuar con la mayor prudencia y ética posible para preservar la biodiversidad de nuestro planeta.