GALEOPITECO » Descripción física y forma de vida

El Galeopiteco es un mamífero raro que tiene la extraña capacidad de planear, dando de este modo la impresión de que se trata de un ave.

Este animal raro es también conocido como kaguang y colugo, nombres que varían dependiendo de la región y el idioma. Pese a ello recibe el nombre científico de Galoepterus variegatus y junto a un pequeño grupo de especies que poseen capacidades similares, entra en el orden de los Dermopteros.

Descripción del galeopiteco

caracteristicas del galeopiteco

El galeopiteco es un mamífero raro que en realidad no vuela, pues no mantiene ni controla el vuelo a su antojo como si lo hacen las aves; su capacidad es, más bien, la de planear.

Usando una extensión de piel que cubre su espalda y que une las patas delanteras y las traseras, este espécimen logra mantenerse en el aire; esta piel incluso cubre sus dedos lo cual le brinda una mayor estabilidad al aventarse por los aires.

Sus largas patas le sirven para planear, pero también le sirven para un mejor agarre en los árboles en vista de que tiene un tamaño relativamente grande, alcanzando a medir unos 35 cm de largo. Su pelaje es de color rojizo, aunque también se lo observa con blancos y negros grisáceos.

Su pequeña cabeza cuenta con grandes ojos que le sirven de guía en las oscuras noches del bosque, evitando chocar. Aunque pueden tener actividad durante el día, están más activos durante la noche. Tienen una cola pequeña que también está cubierta por la membrana de piel.

Las hembras que han dado a luz, siempre una única cría, se lanzan de árbol a árbol en lugar de planear; las afiladas garras del Galeopiteco le brindan todo el agarre que necesita en tales circunstancias.

Hábitat y distribución geográfica

colugo hábitat

Esta especie rara habita en las zonas selváticas del sudeste asiático. Se les puede divisar en su frenético volar por las islas de Malasia, Myanmar, Borneo, Sumatra, Siam y Bangka.

Este es un amplio margen de hábitat, lo que le permite una reproducción tranquila y libre. Son animales territoriales, en particular los machos defienden sus territorios de otros Galeopitecos invasores.

¿De qué se alimenta el galeopiteco?

El geleopiteco es un animal herbívoro que principalmente consume frutas.

Conseguir su alimento no representa ningún problema en vista de que en las zonas tropicales en las que hace vida las frutas son abundantes y muy variadas. Esto les da una estabilidad alimenticia que pocos poseen, ya que las junglas tienen una biodiversidad arborícola que produce alimentos casi durante todo el año.

Datos sobre su reproducción

galeopiteco reproduccion

No son muchos los datos conocidos sobre la reproducción del galeopiteco o colugo, no obstante, se sabe que a partir de los 3 años alcanzan la madurez sexual y están listos para reproducirse.

En la época de apareamiento los machos entran en frenéticas y hasta violentas luchas entre ellos por el derecho a estar con la hembra.

Tras un período de gestación de dos meses, la madre pare una cría que será alimentada con leche hasta los seis meses de edad.

Algunas amenazas del galeopiteco

Aunque no se sabe a ciencia cierta cuáles son los depredadores del gelopiteco, este animal está sometido a gran variedad de amenazas. Por ejemplo, las selvas tropicales del mundo están siendo deforestadas por distintas razones: superpoblación, deforestación ilegal, etc. Las junglas del sudeste asiático no son la excepción.

Este avance está representando un cataclismo en el mundo de los colugos o Galeopitecos, acabando no solo con los árboles que le sirven de hogar sino también de alimento, lo que no supone un gran esfuerzo para entender que termina forzándolo a un estado de supervivencia.

Otro problema es el calentamiento global, pues los ciclos naturales se han visto alterados, cambiando las temporadas de alimentos dando épocas de abundancia y de repentinas escaseces extremas, dando como consecuencia el padecimiento del ciclo alimenticio de los Galeopitecos.

Como consecuencia mayor esta que la reproducción se ve más limitada y las crías también pagan las consecuencias en su desarrollo.