JERBOS » Características y sus hábitos

Los roedores son para muchas personas criaturas desagradables, por eso no se toman el tiempo de conocer a estos singulares animales raros, desconociendo que hay una gran variedad de ellos, entre los que están los Jerbos.

Tal vez al conocer más de sus cualidades y habilidades tan peculiares nos termine mereciendo una opinión diferente.

Características únicas de los Jerbos

jerbo características

Estos mamíferos raros a simple vista suelen parecerse a los demás roedores, su tamaño es intermedio entre las ratas y los ratones, lo que les da un tamaño general de 12cm; su cola suele tener el mismo largo que su cuerpo.

Sus patas también son particulares, las delanteras son más cortas que las traseras. Estas últimas se mantienen dobladas, dándole un arranque al correr que muy pocos animales poseen, y convirtiéndose así en una presa difícil de cazar.

Además, sus patas están equipadas con garras muy afiladas que le sirven tanto cavar como para conseguir comida. Alcanzan a pesar los 100 gramos.

Si bien tienen colores muy originales como especie, han llegado a cruzarse tanto que los hay en muchos y variados colores, haciéndolos más vistosos y agradables, al punto de ser una mascota que cobra cada vez más popularidad.

Estos cruces también han llevado a que algunas características incluso vayan desapareciendo, como el que algunos ya no tienen sus abdómenes blancos como originalmente tienen.

Sus ojos pueden ser de un negro muy intenso o de rojo vibrante.

Su cuidado corporal es bastante sencillo, si tiene al menos un compañero, entre ellos mismos se acicalarán, quitándose las marañas en el pelaje.

Esto estimula la piel y la mantiene sana y en condiciones óptimas para seguir teniendo un buen pelaje.

Un dato interesante es que su piel segrega aceites naturales que fortalecen el pelaje, esta increíble capacidad es muy útil ya que son animales de regiones áridas y desérticas.

Hábitat natural y en cautiverio

Los Meriones Unguiculatus, nombre científico del Jerbo, es originario de Mongolia, pese a esto se le puede conseguir en las regiones desérticas de Europa Oriental, Asia e incluso África.

Es por eso que estos animales raros también tienen el sobrenombre de “ratas del desierto”.

Su hogar habitual es una madriguera construida por ellos mismos que llega a alcanzar 2 metros y medio de longitud; puede extenderse varios metros por debajo del suelo y tener muchas entradas y salidas.

A su hogar, le construyen varias cámaras al túnel que cumplen distintas funciones: depósito de comida o dormitorio.

Al tenerlos como mascotas, los Jerbos también requieren de cuidados regulares y especiales. En vista de su carácter tan hiperactivo, es necesario que tenga suficiente espacio para sus disparatados arranques de velocidad repentinos, así que se sugiere una jaula de metal de unos 50cm por 50cm y, al menos, 30cm de altura.

También hay que añadir algunos objetos que le sirvan para jugar y descargar energías, como la clásica rueda de hámster y unos trozos de madera para roer y mantener a raya el crecimiento de sus dientes.

Alimentación de los Jerbos

jerbos alimentación

Son principalmente herbívoros, lo que incluye alimentos como zanahorias, perejil, lechuga, alfalfa, hierba, dientes de león, y otros similares.

Igualmente, disfrutan de los frutos secos como las semillas de auyama, de girasol, cacahuetes, trigo, maíz, cebada y hasta avena.

Como todos los mamíferos, este animal raro necesita agua, si bien no es un consumidor asiduo del preciado líquido pues está acostumbrado a la escases de agua en el desierto.

No obstante, si lo tenemos en casa, es necesario un buen recipiente en el que colocarle el agua para evitar que la ensucie o que hasta se ahogue.

Cómo se reproducen estos mamíferos raros

jerbos reproducción

Los Jerbos se reproducen rápidamente, llegan a la madurez sexual los 3 o 4 meses de edad y en cada camada pueden nacer entre 2 y 10 crías.

El macho puede procrear prácticamente con solo una hembra. La pareja colabora en el proceso de la construcción del nido, este puede ser de hierbas, pequeños palos, pelos y piel de ellos mismos.

El periodo de gestación dura unos 24 días. Durante las primeras semanas las creías dependen exclusivamente de la leche materna, al ir alcanzando la madurez los padres les proporcionarán alimento más nutritivo y solido; además de agua.

Casi inmediatamente después del parto pueden volver a copular y procrear una nueva camada de Jerbos.

¿Por qué tener un Jerbo como mascota?

Estos pequeños animales han servido en muchas investigaciones desde hace décadas. Su versatilidad, resistencia, fácil y económico mantenimiento, su capacidad rendidora al reproducirse les ha ganado este uso.

Por otro lado, muchas personas han visto en los Jerbos un compañero de vida tanto para grandes como para chicos.

Su capacidad de adaptarse a los humanos y su carácter confiado y amistoso les da una buena reputación como mascotas.

Aunque no son animales tan longevos, sí se reproducen cuantiosamente y con frecuencia, lo que nos garantiza una provisión constante de mascotas, sin embargo, esto no reemplaza el cariño y apego que pudiéramos desarrollar por alguno en particular.

¿Tiene depredadores?

Varios animales son considerados depredadores del jerbo, por mencionar algunos tenemos a las víboras, búhos, halcones, gatos salvajes, zorros y chacales.

No obstante, debido a que pueden escapar de forma relativamente fácil, el depredador tiene que hacer un gran esfuerzo por capturarlo, y la mayoría de las veces no tiene éxito.