TARSERO FANTASMA » Cómo es y cuál es su forma de vida

El tarsero fantasma (Makis Gnómico, makis espectral, tarsero espestro o tarsero de Célebes) es un mamífero raro que en algunas culturas es considerado un amuleto de la suerte.

Este extraño animal tiene una apariencia bastante peculiar y en ella, lo que primero capta la atención son sus ojos grandes que contrastan con el pequeño tamaño de cuerpo.

Características físicas del tarsero fantasma

tarsero fantasma caracteristicas

El tarsero fantasma, que recibe el nombre científico de Tarsius Tarsis, es un mamífero raro de pequeño tamaño, pues cuando ya son adultos, apenas alcanzan a medir unos 10 cm y pesar 5 onzas.

Todo su cuerpo está cubierto de un suave pelo de color marrón. Aunque es bastante pequeño, posee ojos saltones muy grandes que contrastan con el resto de su cara. De hecho pareciera que sobresalieran de ella.

Sus grandes ojos les permiten tener buena visión, algo que les es extremadamente útil ya que estos primates tienen hábitos nocturnos. Asimismo, se cree que tienen un oído bastante desarrollado.

Este animal raro posee una cola bastante larga. Las patas de atrás son largas igual que sus dedos y uñas. Aunque todos los dedos de su mano son largos, el dedo medio mide un poco más que el resto.

La vida de los tarseros fantasma puede alcanzar hasta aproximadamente 12 años.

El tarsero fantasma es muy bueno dando saltos, lo que se evidencia cuando tiene que saltar de un árbol a otro, tarea a la que le ayudan sus manos y pies.

Su comportamiento

Se puede decir que el tarsero fantasma es un animal pacífico, sin embargo, tienden a ser agresivos entre ellos en algunas ocasiones.

Aunque esto es solo en raros momentos ya que por lo general se le considera sociable y esto lo demuestra al vivir en grupos.

Pero, si bien suelen alimentarse juntos, en ocasiones pueden alejarse para conseguir su comida y para dormir.

Son animales bastante tímidos que con frecuencia corren y se ocultan cuando sienten que están en peligro.

Debido a que no se adaptan con facilidad al cautiverio, resulta bastante difícil lograr que se reproduzcan en esas condiciones y hasta lograr que actúen como lo haría en su hábitat natural.

El hábitat ideal del tarsero fantasma

tarsius tariser habitat

El tarsero fantasma es un animal raro que se origina y vive en la isla indonesia de Célebes (Sulawesi) y en otras cercanas a esta.

En estos lugares se encuentran bosques que son perfectos como hábitat para estos pequeños animales.

La mayor parte del tiempo viven en los arboles debido a que tienen muchos depredadores. Por eso, lo normal es que estén subidos en una rama buscando la seguridad que de cierta manera esta le pueda brindar.

¿Cómo es su dieta?

Estos primates son animales carnívoros. Se alimentan de casi cualquier animal pequeño que se tope con ellos, especialmente todo tipo de insectos, arañas y hasta pequeños lagartos.

Debido a que tiene un olfato y visión bien desarrollados, es eficaz a la hora de conseguir su alimento.

En ocasiones, mientras se mueve de una rama a otra se topa con algunas aves e insectos que atrapa para convertirlos en su comida.

Forma de reproducción del tarsero fantasma

reproducción del tarsero fantasma

Estos mamíferos pueden empezar a reproducirse cuando llegan a los dos años de edad.

Cuando la hembra está en tiempo de celo desprende un olor bastante peculiar y fuerte que sirve para atraer a los machos.

Entre todos, ella escoge uno para aparease con él exclusivamente. Sin embargo, los machos si se aparean con más de una hembra.

El tiempo de gestación en esta especie de animales raros es de aproximadamente 181 a 194 días.

Luego que las pequeñas crías nacen, las madres se encargan de darles los cuidados necesarios y protegerlos por un tiempo de los peligros que pueden encontrar en su entorno. Una manera muy eficaz de hacerlo es llevándolos sobre su espalda.

Depredadores y amenazas a las que se enfrenta

Con el pasar de los años, la cantidad de tarseros fantasmas ha disminuido considerablemente debido a que los depredadores han acabado con muchos de ellos.

La lista de sus depredadores está encabezada por variedad de serpientes, reptiles, aves rapaces como el águila y gatos salvajes.

Otra amenaza para este animal es el ser humano quien lo captura para luego comercializarlos.

Sin embargo las leyes en ciertos lugares se encargan de protegerlos. Por ejemplo, en Filipinas está prohibida su captura con fines comerciales o para tenerlo como mascota.